• Home »
  • Chaco »
  • El cierre de hoteles genera preocupación y un impacto durísimo que se traduce en perdidas de fuentes laborales

El cierre de hoteles genera preocupación y un impacto durísimo que se traduce en perdidas de fuentes laborales

Resistencia. El difícil momento de la actividad y proyecciones para lo que queda del año encendieron la alarma desde la Cámara del Turismo de la provincia.

“Durante la pandemia por coronavirus la gastronomía tuvo algún movimiento, pero la situación de los hoteles nunca se reactivó”, resume el titular de la Cámara del Turismo de la provincia, Daniel Gaona, quien es referente de un espacio amplio en el que están representadas asociaciones de agentes de viajes, gastronómicos y hoteleros del Chaco.

El dirigente habla de una situación muy compleja, con 12 hoteles que cerraron en la provincia; de los cuales tres son de Resistencia: Lemirson, Royal y Bariloche. Cabe mencionar que en Sáenz Peña cerraron definitivamente el Hotel Presidente, ubicado en calle 12 entre 15 y 17 que ahora está a la venta, y el tradicional Hotel Internacional, de calle calle 6 esquina 7; ambos ubicados en pleno centro saenzpeñense.

Para los demás, después de casi un año y medio sin actividad, la transición de 2021 a 2022 preocupa: casi todos están con serios problemas para seguir manteniendo una estructura con costos altos.

Si bien valora ayudas del gobierno como ATP, en una primera etapa, y Repro más recientemente; sobre esta última señala que hubo cambios en la forma de acceder y no todas las empresas pudieron entrar.

El 40% de quienes recibían ese apoyo en el país dejó de tenerlo según datos de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehdra).

“Son buenas medidas que contemplan el pago (por parte del Estado) de una parte del sueldo de los trabajadores pero para la otra, que debe poner el empresario, es muy difícil con un 15% a un 20% de ocupación”, explica.

Además señala que en las vacaciones de verano no hubo gran movimiento, especialmente para en alojamientos de ciudad. La excepción fueron los hoteles próximos a rutas, que trabajaron algo más.