El «plan matambre» de Cambiemos es pan y circo, pero sin pan

Por Carlos Rodríguez (*)

La estrategia de los anuncios del Gobierno tiene dos ejes. El primero, el estructural, es el más fácil de explicar porque no existe, no hay. Hubo cero medidas estructurales. Y otras cambiarias y financieras.

Cambiemos no están haciendo control de precios, no tiene nada que ver con el Plan Austral de Raúl Alfonsín… y menos mal, porque eso terminó en la hiperinflación y renuncia de presidente. Esto es sólo una mesa concertación con empresarios, supermercados y proveedores. Promesas sobre un acuerdo de precios que incluyen hasta el matambre y el asado. Si no fuera trágico sería chistoso querer estabilizar la economía estabilizando el precio del matambre –asegurando ofertas a lo largo del país, con unas cuentas medio ridículas– hasta fin de año.

Es un plancito tímido, pour la gallery. Había que hacer algo frente al 4,7% de inflación de marzo y se les ocurrió esto. No es algo que esté en la ideología de Cambiemos, pero por algún motivo se ven obligados a salir con estos anuncios: una melange rara que los debilita.

 Es un plancito tímido, pour la gallery. Había que hacer algo frente al 4,7% de inflación de marzo y se les ocurrió esto. No es algo que esté en la ideología de Cambiemos

Estos acuerdo, como el 60 productos de ahora, son promesas de las que tuvimos muchas en la Argentina. No duran nada y este, en particular, va durar lo que les dura el matambre. Son promesas hechas entre caballeros, como dijo el ministro Nicolás Dujovne y es raro, todos sabemos cómo termina ese tipo de acuerdos para Cambiemos.

Las bandas del Banco Central

Luego está la otra medida, el tema de las bandas cambiarias que subían mensualmente, algo que estaba acordado con el Fondo. Nada más y nada menos que el programa monetario hasta ayer. Les dieron el visto bueno desde Washington, pero a los caballeros del mercado nos les debe haber caído del todo bien porque con esos acuerdos se hacen contratos importantes que hacen ganar y perder plata a muchos. Ese cambio significa  menos confianza todavía.

Además, la medida trae inconsistencias: no pueden decir que el dólar en poco tiempo va a estar fijo a $51,70 cuando la tasa de interés en los comercios está arriba del 90%. Están jugando con fuego.

 No pueden decir que el dólar en poco tiempo va a estar fijo a $51,70 cuando la tasa de interés en los comercios está arriba del 90%. Están jugando con fuego.

Me preocupaba mucho cómo iban a tomar los mercados esto, pero no les dieron bolilla. O bajaban las tasas, muy groseramente, quizás al 27%, o bajaba la tasa spot del dólar. No bajó ninguno de los dos: bajó el dólar un peso y nada más. Los mercados se van a tomar el fin de semana de Semana Santa para pensarlo. Eso sí, subió el riesgo país y tocó el récord del año. El plan matambre no fue bien tomado por los mercados internacionales. Es pan y circo sin pan. Al mejor estilo de los emperadores romanos.

Un Gobierno desorientado

El Gobierno está tan desorientado que sólo se anima a anunciar medidas irrelevantes que los hacen quedar como ridículos. ¿La gente se va a poner contenta por no pagar el gas ahora y si en verano cuando sube la luz y también el matambre? No, y no sólo eso: la que gente necesita es trabajo.

Otra confusión: dan créditos con la plata de los jubilados. Créditos incobrables a gente que no puede pagar porque no tiene trabajo. Los jóvenes merecen créditos, claro, pero qué tiene que ver Anses. Hacen todo al revés. La pata doméstica la quiere arreglar con los precios del asado y la leche, una engaña pichanga para la gente.

Perón les echaba la culpa a los agiotistas y ahora se pone de moda en Cambiemos echarle la culpa a los supermercados de la inflación, de la pobreza, de todo. Suena a una suerte de nacionalismo muy raro que no llego a entender bien. Buscan como enemigos internos a problemas económicos.

La bicicleta financiera los ha mantenido vivos hasta ahora, pero no la están manejando bien. Me tiene tranquilo, eso sí, que nadie de la oposición peronista habla, están muy sensatos. No tiran granadas diciendo que no van a pagar la deuda o que van a congelar precios… hasta ahora.

(*) viceministro de Economía

Fuente: Infobae