Impericia política de Sager y Pedrini consigue otro fracaso del quórum oficialista

Resistencia. No sólo hay diputados oficialistas que no van ni a la sesión, sino que también hay oficialistas que abandonan el recinto dejando al descubierto que la falta de quórum no es sólo una cuestión de la Oposición sino que obedece a internas dentro del mismo Oficialismo. El Frente oficialista consiguió que fracasara la reunión por quinta vez. La da la diputada oficialista Teresa Cubells se levantó con los opositores y por un legislador cayó la sesión.

Según mencionó DiarioChaco de los 32 diputados, 26 dieron presente en el recinto «Deolindo Felipe Bittel» hasta el momento del voto: se levantaron de sus bancas 10 diputados, siendo 7 los pertenecientes a la UCR, 2 del Frente Integrador y Teresa Cubells. Quedaron entonces 16 presentes, de los cuales 15 responden al oficialismo. El número 16 que permaneció en el recinto fue Luis El Halli Obeid.

Así las cosas, los diputados del bloque oficialista no fueron suficientes para conseguir el quórum propio (les faltó uno) y aprobar así el proyecto -impulsado por Gustavo Martínez y representado por el bloque CER que comanda su esposa Ely Cuesta- que transfiere inmuebles del estado provincial a la órbita municipal.

Los legisladores de la oposición, en compañía de Cubells y el Frente Integrador, expresaron su malestar ante la falta de debate y por no haberlos dejado expresarse. Esto ocurrió luego de que se expresaran el jefe del bloque oficialista, Juan Manuel Pedrini, el presidente del bloque radical, Carim Peche, y el diputado Obeid, quien adelantó su voluntad de abstención. Oportunidad donde Ely Cuesta, la mujer del intendente Gustavo Martínez, pidió una moción de voto. Quería que se vote y se termine la cuestión, sin que nadie más se exprese.

La nota la da la diputada oficialista Teresa Cubells quien se levantó con los opositores dejando constancia nuevamente que ni el presidente Hugo Sager ni el jefe del bloque oficialista Pedrini pueden contener a su misma tropa.

Y nuevamente, Pedrini desvió el tema, escondió el problema interno de conducción que encarnan él y Sager, y responsabilizó a la oposición por esta situación, y la acusó de «afectar la institucionalidad de la provincia».