La marcha «cristinista» en Sáenz Peña fue un fracaso

La marcha «cristinista» en Sáenz Peña fue un fracaso

Sáenz Peña. El grupo que marchó fue muy reducido, caracterizado por griterío y cánticos. Uno de los presentes, un ex empresario de la construcción que cobró obras públicas y no las terminó pedía «impedir con la sangre» la persecución judicial contra la Vicepresidenta.

ChM mencionó las exclamaciones hechas durante una marcha en apoyo a CFK de la que participaron al rededor de 50 personas. La frase más llamativa le pertenece al ahora ex empresario de la construcción y esposo de la vice de la Junta Local, Carlos Taty Ayala.

Lo que buscó en la tarde del lunes ser una marcha populosa terminó siendo un fiasco. Un puñado de «dirigentes», hoy en su mayoría integrantes de la Junta Local del Partido Justicialista sáenzpeñense, con algunos simpatizantes, marcharon desde la sede del PJ hasta el Juzgado Federal.

La manifestación buscaba mostrar un estruendoso apoyo a la vicepresidente, Cristina Fernández de Kirchner. Sin embargo mucho prefirieron compartir la convocatoria en estados de WhatsApp a marchar. La movida terminó frente a las puertas del Juzgado con griteríos y aplausos de un minúsculo grupo que parecía ladrarle a la luna.

Carlos «Tati» Ayala, esposo de una de la Vicepresidenta de la Junta, un ahora ex empresario constructor que tuvo dificultades con las obras que el Gobierno de Capitanich le entregó (en algunos casos no las terminó nunca), afirmó que «esto es puntual y específicamente el inicio de la resistencia contra el Poder Judicial que vamos a impedir con la sangre de todos los compañeros».

Luisina Lita, la concejal que preside el PJ local y no mide en las encuestas, remarcó que «la compañera Cristina nos necesita al lado de ella».

«La compañera ha sido perseguida solamente durante dos años de su mandato por devolverle la dignidad al pueblo, la dignidad que todos estamos esperando y no es de ahora sino que siempre ha sido perseguida por los sectores más poderosos de la Argentina», aseguró.

de la partida también formó parte el concejal Carlos Pereira, ex funcionario de Capitanich y suegro de uno de los benefactores del desmanejo que Omar Judis y su hijo Enzo hizo en UNCAus a través de la Fundación.

Compartir
Opción de Noticias