• Home »
  • País »
  • Obispos le piden a legisladores correntinos ratificar su compromiso provida

Obispos le piden a legisladores correntinos ratificar su compromiso provida

Corrientes. Sostienen que con su voto a favor de la vida pueden visibilizar en el contexto nacional «la sabiduría» y «valoración» del pueblo correntino por la vida desde su concepción hasta su muerte natural.

Los obispos con jurisdicción en Corrientes escribieron una carta a los senadores y diputados naciones por esa provincia, para expresarles su cercanía y alentarlos en el compromiso a favor de las dos vidas que ya pusieron de manifiesto en otras oportunidades.

“Con su voto a favor de la vida, tienen la responsabilidad histórica de expresar no sólo sus convicciones más profundas, sino también visibilizar en el contexto nacional la sabiduría del pueblo correntino expresada en su inmensa valoración a favor de la vida desde su concepción hasta su muerte natural”, sostuvieron.

Firman la carta Mons. Andrés Stanovnik OFMCap, arzobispo de Corrientes; Mons. Adolfo R. Canecín, obispo de Goya; Mons. Gustavo A. Montini, obispo de Santo Tomé; Mons. José A. Larregain OFM, obispo auxiliar de Corrientes, y Mons. Domingo S. Castagna, arzobispo emérito de Corrientes.

Texto de la carta

A los Senadores y Diputados Nacionales de la Provincia de Corrientes

Conscientes de que nuestra patria se encuentra en un momento muy especial, como obispos de la provincia de Corrientes queremos escribirles con la finalidad de estar cerca y alentarlo en el compromiso en favor de las “dos vidas” que ya ha puesto de manifiesto.

Con su voto en favor de la vida, tiene la responsabilidad histórica de expresar no sólo sus convicciones más profundas, sino también visibilizar en el contexto nacional la sabiduría del pueblo correntino expresada en su inmensa valoración de en favor de la VIDA, desde su concepción hasta su muerte natural.

Además de nuestra cercanía y nuestra gratitud por todo lo referido, le aseguramos nuestra oración por usted y por la patria. No es poco lo que tenemos entre manos: está en juego el derecho inviolable y universal a la vida que posee todo ser humano y, sobre todo, a la vida de una persona que por sí misma no se puede defender.

Mientras les deseamos bendiciones de Dios, fuente de la vida y de todo bien, los saludamos cordialmente.