• Home »
  • Política »
  • Pepe Homcheruk, gasta millones inexplicablemente, mientras su pueblo se inunda

Pepe Homcheruk, gasta millones inexplicablemente, mientras su pueblo se inunda

Villa Berthet. El pueblo que gobierna sufrió por inundaciones (foto). ¿Obras inconclusas o mal hechas?. El agua anegó calles y dejó a personas con lo puesto. Pero el intendente sigue firme promocionando una candidatura sin chance.

La política es lucha de ideas, claro. Es comunicación. Es acción. Es persuasión. Es gobierno. Es solución a los problemas colectivos.  Pero también es disputa por el poder, y eso implica dinero, mucho dinero. Pues por más generoso e idealista que sea el político, necesita de dinero para promocionarse y conquistar el poder. Siempre.

Cuánto gasta un político como Atlanto Pepe Honcheruk para promocionar una candidatura que no tiene vuelo, ni siquiera está claro que es lo que busca. Querrá ser candidato a Gobernador expresándose como elemento de unidad en un Peronismo en plena erupción? Buscará ser el vice de Peppo en representación de los intendentes? Estará pensando en ser diputado y presidir la Legislatura tal vez? Estará buscando un espacio junto a Peppo o aún sigue proclamándose un hombre de Sergio Massa?

Por cada peso en blanco gastado en la millonaria e inexplicable campaña de promoción el hombre de Villa Berthet, aseguran en su localidad, gasta entre 10 y 15 pesos más pero en negro, sin conocerse de donde proviene.

Uno de los tantos vehículos, se supone pagados de su propio bolsillo, con los que promociona su candidatura a… nadie sabe bien a qué.

Basta con observar ciudades como Resistencia o Sáenz Peña, o las rutas provinciales y nacionales que muestran cartelería iluminada en dimensiones imponentes, para advertir  el tremendo gasto (inversión) en promocionarse. En su pueblo dicen que “solo en carteles, hay un gasto de 2 millones”. Y a eso hay que sumar la pintada de garitas de colectivos en las rutas, el ploteo de camionetas y camiones, y más.

En política una parte del gasto seguramente es necesario. Otra parte posiblemente sea útil aunque no tan necesario, más si la localidad que uno administra está sumida en la desolación porque hay vecinos que lo perdieron todo por las aguas.

Lejos de la realidad que envuelve a su pueblo, Atlanto Honcheruk no afloja con la campaña política de promoverse. Habría que preguntarse si el dinero gastado en la promoción de una candidatura sin futuro sale del bolsillo de Honcheruk o lo están pagando los vecinos berthenses. Salarios para el personal afectado a las tareas como las pintadas de garitas y muros, alquiler de inmuebles, boletas de electricidad, cargas de crédito para teléfonos y otros servicios como internet, vehículos (serán propios o municipales), impresos de volantes y afiches, papelería, spots televisivos y banners, las denominadas cuñas de radio, el combustible, los carteles iluminados como los que grafican la nota, la página web y el manejo de las redes sociales, los asesores, etc, etc.

El gasto es impresionante. Varias ciudades, como Sáenz Peña, y también en rutas provinciales y nacionales, muestran cartelería como esta.

En su costosa campaña Honcheruk ha aparecido en diversos medios con mensajes que son timbres a las autoridades provinciales de su partido. “Espero que a los intendentes se le dé el reconocimiento que corresponda a nivel provincial”, señalaba un titular que le endilgaba la frase, mientras otra pieza de difusión armada por sus asesores señalaba con tono desafiante (y hasta ridículo) “Altlanto Honcheruk, entre los cuatro líderes del PJ”. Estará buscando que se olviden de su reciente pasado massista?

Es evidente que la desesperación de Pepe Honcheruk por estar si o si en las conversaciones electorales provinciales lo llevan a despilfarrar dinero de manera e inexplicable, aunque es uno de los tantos intendentes justicialistas que se llena la boca de quejas contra la administración nacional por los recortes de fondos. Si hay miseria que no se note.