Boca aplastó a Temperley y le ganó 4 a 0

Buenos Aires. Con goles de Peruzzi, Pavón, Aguirre y Bou, el xeneixe superó con mucha claridad al Gasolero.

Boca fue pura contundencia en la Bombonera: aplastó a Temperley por 4-0 con goles de Gino Peruzzi, Cristian Pavón, Gastón Aguirre -en contra- y Walter Bou; y ya puso la cabeza en el partido de este miércoles ante Rosario Central, en Córdoba, por los cuartos de final de la Copa Argentina, que otorga el último boleto disponible a la Libertadores 2017.

Guillermo Barros Schelotto no se guardó nada y prefirió poner lo mejor que tenía a disposición porque entiende que su equipo necesita rodaje para encontrar un mejor funcionamiento. Volvió al 4-2-3-1 y Carlos Tevez fue el líder del equipo a pesar de que en la semana había presentado una molestia lumbar.

En poco más de diez minutos Boca se puso 2-0 con una ráfaga de fútbol. A los 9, Tevez habilitó entre líneas a Ricardo Centurión que le cedió el gol a Gino Peruzzi. Y a los 11, tras una contra que manejó el Apache, Cristian Pavón definió para el 2-0. Rápido y furioso Boca.

Boca era una máquina y Temperley hacía agua por todos lados. Encima a los 24 llegó el 3-0. Pavón chocó con Zárate y el lateral quedó golpeado. Sin embargo, Fabra jugó el saque de banda para el delantero que desbordó y tiró un centro atrás que Gastón Aguirre metió en su propio arco. Después, la calentura de los jugadores visitantes porque entendían que Pavón no había tenido un gesto de fair play. ¿Hubo además alguna cargada al pasar? Bogino se mostró furioso con Bentancur y vio la amarilla. No pasó a mayores.

El complemento estuvo de más. Apenas alcanzó para que Walter Bou convirtiera su segundo gol en la Bombonera con la camiseta de Boca. Y Guillermo cuidó piernas: Juan Manuel Insaurralde fue por Peruzzi; Nazareno Solís reemplazó a Tevez; y el colombiano Wilmar Barrios debutó en lugar de Pablo Pérez, que se fue ovacionado.

Boca suma 15 puntos y se acomodó entre los perseguidores del líder, Estudiantes (quedó a 4 unidades, aunque los de La Plata se pueden escapar a 7 si derrotan esta noche a Racing). Pero el gran objetivo del semestre para los de Barros Schelotto es la Copa Argentina. El miércoles chocará con Central, rival de la escandalosa final de 2016 y en el mismo escenario; y una hipotética final ante River se avizora en el camino.