Finalmente, la doctora Liliana Lupi volvió a la Fiscalía

Sáenz Peña. Finalmente lo adelantado en exclusiva por ChM ocurrió en la jornada de este miércoles. Si bien la magistrada no brindó declaraciones a la prensa, el procurador Jorge Canteros confirmó a este medio la reincorporación de la fiscal tras un largo período de licencia por cuestiones de salud.

Varias fuentes consultadas dieron la noticia a este medio en una ronda de consultas. Incluso empleados judiciales mencionaron que ayer miércoles la fiscal reintegrada en sus funciones fue vista en la Fiscalía que hasta el martes era cubierta provisoriamente por el doctor Cristian Arana.

La magistrada, que se tomó licencia por tratamiento de salud hace dos años, pero que en principio se dijo que era para acogerse al trámite jubilatorio, y días atrás ante una consulta periodística ella misma hizo saber que no dará «ningún tipo de entrevista o nota».

Lupi en los últimos años ha diligenciado casos muy mencionados en medios de comunicación como por ejemplo el del ex intendente quitilipense Carlos Sergio Casalboni acusado y detenido por abuso sexual, la denominada megacausa por estafas con propiedades que fue una investigación que involucró a martilleros, abogados, comerciantes, particulares y también a un magistrado. Además inició la causa en la que investigó a los gremialistas Graciela Aranda y Miguel Ramos de Judiciales, y Luis Vargas de La Bancaria por presunta estafa, en el marco de una operatoria de la venta de terrenos donde supuestamente se construiría un barrio judicial.

En su regreso, la doctora Lupi se encuentra con diligencias investigativas de dos hechos con mucho ruido mediático y resonantes ocurridos en las últimas semanas, uno es el tiroteo narco en el Bar céntrico de la calle 18 que terminó con un muerto y un «evadido, profundo o protegido» que no es hallado desde hace 65 días, y el otro es la acusación de violación que pesa sobre el comerciante Pilín Comisso quien por la calificación del caso nunca fue detenido.