No todo es culpa del VAR

Si hubo algo que distinguió a este ciclo fue la determinación, el poder de reacción y la rebeldía ante situaciones adversas. Virtudes ausentes después del (no) penal por mano de Marcone y con el resultado global 3 a 0 con un tiempo y poco más de la serie por jugarse.

Al perjudicado River le hicieron cuatro goles en 24 minutos que desnudan variadas dificultades. Hubo errores puntuales de Maidana (débil cobertura en los goles de Sand y arriado por Silva en el 3-0), de Pinola (de similar influencia en los dos primeros y sacado de contexto por Sand en el 3°), de Casco (su presencia obliga a un profundo análisis) y de Montiel (anticipado en el 2-2 y autor del penal que sentenció el marcador). Se produjo una escasa cobertura de los volantes, sin la presión habitual sobre el toque y los movimientos de Lanús. Emergió cierta confianza con la ventaja sacada. Estuvo demasiado solo Scocco (lejos, el mejor del equipo en la semifinal). No fueron constantes ni mucho menos el Pity Martínez y Nacho Fernández. Debió salir (apresuradamente) golpeado Enzo Pérez. El recambio, jaqueado desde hace tiempo por suspensiones y lesiones, no aportó soluciones. Y el arquero… Lux es un tema en sí mismo. El arquero de River es un tema en sí mismo. Diluida la apuesta por Batalla, tras el adiós de Barovero la elección fue por el aporte experimental de Bologna primero y por la experiencia presencial de Poroto ahora. No ha funcionado porque Lux -responsable del 1-2 de Sand- no mostró desde su regreso atajadas de golero de equipo grande.

Si los casos de doping de Martínez Quarta y Mayada, la operación de Mora, las lesiones sistemáticas de Lollo y Larrondo y la venta de Alario habían sido sopapos en un 2017 ambivalente para River, este KO de la Copa lo obliga a otra reinvención que roza el replanteo. La primera gran noticia que espera todo Núñez es la continuidad de su enorme DT. Con o sin Gallardo, el equipo necesita un arquero, un volante central para cuando Ponzio entre definitivamente en la leyenda y un 9. Puestos sensibles en un momento sensible. Porque como fumar, ampararse sólo en la injusticia arbitral puede ser muy perjudicial para la salud en un futuro cercano.