• Home »
  • Política »
  • ¿Quiebre en Somos Parte? Nikisch se desprende Azula mientras otros radicales inician negociaciones de cara a las PASO

¿Quiebre en Somos Parte? Nikisch se desprende Azula mientras otros radicales inician negociaciones de cara a las PASO

Resistencia. El Radicalismo chaqueño sigue zanjando sus diferencias, lo que da cuentas de que el tiempo de discusión que se aproxima (PASO) no será fácil. Rozas pidió hace días «coraje, la capacidad y decisión de provocar renovaciones», algo que debió hacerlo también en su propio espacio interno pero él mismo no permitió. En Somos Parte, las cosas se ponen difíciles tras el voto de Azula junto al oficialismo.

Alicia Azula, ex intendente portuaria, busca coquetear con el coquismo provincial (kirchnerismo) o por qué de su voto. Desde su propio espacio Roy Nikisch dijo que el voto de Azula (a favor de la Ley de Educación Digital) va en contra de los principios que siempre defendí respecto a la Educación en la Provincia, coincidiendo así con el enojo de Convergencia y Sumar.

Ex ex vicegobernador, gobernador y senador, expuso varias observaciones a la Ley y luego se despegó de su compañera del bloque Somos Parte, que votó a favor de la norma. Esta postura pública de Nikisch y el comunicado de su espacio es una luz de alerta tal vez? Se quiebra Somos Parte, que hace semanas convocaba a un armado de cara a las PASO?.

Los Radicales debaten continuidades en roles notorios. Carim Peche jefe de bloque termina mandato y quiere continuar. Algunos le sugieren no encabezar la lista, ser segundo o buscar estar en la lista de candidatos nacionales. Otro rozista que finaliza es Alejandro Aradas y también quiere continuar.

Nikisch tambien termina mandato, y no quiere irse al llano o a su casa por ahora. Aida Ayala, procesada, quiere volver a la disputa provincial para reconstruir su imagen dentro de la misma UCR donde no esta bien vista, aunque ella diga que la UCR la persigue y la proscribe.

Además está la figura de Leandro Zdero, quien también buscaría reelección y armó un movimiento (SUMAR) que suma muchas adhesiones, pero la mirada del arquitecto está puesta en 2023. La convocatoria de Zdero, en todo el interior, da cuentas de un intento de amplitud y horizontalidad, lo que que fue la escancia del año 93/94, lo que hoy reclama Rozas con «coraje, capacidad y decisión» pero que se olvidó de hacerlo dentro de su propio espacio interno, Convergencia.